Posted
Comments None

¿Cómo nos imaginamos una cita con una mujer de europa del este? Pues como nos imaginamos cualquier otra cita, claro: pasar un rato estupendo con una mujer sensual, y desahogar nuestra pasión en el ardiente fulgor del sexo. Que para eso lo estamos imaginando.

Pero las europeas orientales tienen una cualidad especial que las hace inolvidables y las separa del resto, algo que ya hemos introducido en las líneas anteriores pero que se queda corto comparado con la realidad. Algo que solo se puede identificar teniendo una experiencia con una de ellas. Por algo será que los que prueban, repiten.

Algunos de los que las han probado aseguran que parte de esa magia se esconde en el contraste que demuestran en su forma de comportarse con lo sexualmente apasionadas que son en la cama. La aparente frialdad de su mirada y su estampa elegante y sobria esconde un fondo de sensualidad y carácter sexual verdaderamente imponente, lo que excita a más de un hombre, acostumbrado, quizás, a la alegría y desenfado de las latinas.

Otro factor a tener en cuenta es en qué tipos de eventos planeemos llevar a nuestra acompañante. Para una cita sexual creo que hemos dejado claro que es una de las mejores opciones que podéis tomar, aunque la cosa cambia si lo que queréis es llevarla a un evento en la que van a tener que interactuar con otras personas, como una cena por ejemplo.

No os equivoquéis, quizás sepan hablar perfectamente el idioma y no haya problema alguno, eso es algo que tendréis que descubrir en sus propios perfiles, pero por norma general las latinas tienen más recursos para agradar en sociedad y dar conversación. Eso sí, todas guardan características comunes como son el saber estar, la presencia, el protocolo, la discreción, la intimidad y la profesionalidad. Como ya hemos dicho al comienzo de este artículo depende de nuestros propios gustos y nuestras necesidades en cada momento.

Para terminar, añadir que en ocasiones se equivocan términos y acabamos confundiendo el término puta de Europa del Este como trabajadora que practica sus servicios en la calle.

Author

Posted
Comments None

En la variedad está el gusto. Parece el típico refrán que se utiliza cuando tenemos que resolver una discusión sobre cine o nuestras consideraciones hacia un plato de comida, pero lo cierto es que dentro de la simpleza de esta frase podemos encontrar una verdad que domina todas las facetas de nuestra vida.

En el mundo de las acompañantes sexuales ocurre lo mismo. Para cada hombre hay un perfil de mujer preferida y dentro de ese perfil encontraremos miles de variantes entre las que el cliente podrá elegir a su gusto.

Dentro de esa variedad, uno de los perfiles de mujeres que más llaman la atención de los hombres son las que pertenecen a los países de Europa del Este. Como ocurre en cualquier otro país, las mujeres que pertenecen a esta parte de europea se diferencian por unos rasgos muy peculiares que resultan muy atractivos en la cultura latina.

Y nadie puede decir que en España no hay mujeres hermosas, pero… no hace falta que repita el refrán de nuevo ¿verdad? Efectivamente, estamos bien servidos y tenemos en nuestro portal una muestra de la belleza más exquisita de la península, así como latinas, cubanas, portuguesas y demás.

Pero hay cierta sensualidad exclusiva que portan las mujeres más allá de nuestra frontera que es difícil de igualar. Un aire de misticismo que las desmarca de las demás y las hace brillar. Estas mujeres atraen por su escasez, discreción, saber estar y por su indudable cualidad exótica, tanto en el acento, que resulta irresistible para muchos hombres, como en la propia figura.

El hecho de que provengan de una cultura tan alejada de nuestros estándares latinos, forma parte del secreto que guardan en la manga estas escorts para seducir a los hombres. Aunque su país de origen sea frío, desde luego en la cama solo desprenden calidez y morbo. Porque a pesar del conocimiento generalizado de que el sexo se practique de forma similar en todo el mundo, podemos confirmar que hay movimientos y posturas que solo puedes encontrar en las mujeres procedentes de Europa del Este.

La tendencia a contratar los servicios de una escort rusa se ha disparado en estos últimos años, en los que la belleza de la mujer procedente de la Europa oriental se ha mitificado en el cine y en los medios de comunicación, elevando el perfil de una mujer delgada, de ojos azules y piel blanca, que paraliza con la mirada y seduce con un movimiento de cintura.

Author
Categories Sexo

Posted
Comments None

El verano… la época preferida de la mayoría de la población que tiene que trabajar el resto del año para que las vacaciones resulten lo más justificadas posible. De esta manera pueden aprovechar el tiempo aprendiendo algún hobby nuevo, mejorando las habilidades en alguno que se habían dejado a medias (todos, básicamente), relajándose tranquilamente en su casa, yendo de viaje o, lo que la mayoría de ellos está pensando mientras hacen todo eso, tener más sexo.

Por eso las agencias de contactos con escorts y putas Valencia * están tan demandadas en época estival y por eso muchos de los clientes que se pasan la noche despiertos tienen esa cara de satisfacción al día siguiente: porque el sexo es el denominador común de la felicidad en nuestra sociedad, especialmente cuando tenemos que volver a la rutina dentro de unos días. Y precisamente de eso se trata: de *romper la rutina.

Vale, el sexo de por sí está muy bien. Y puede que incluso seas de esos que diga “el simple hecho de tener sexo ya es salir de la rutina para mí” (visita más a menudo, entonces) , pero las altas temperaturas y el ambiente estival invitan a probar cosas nuevas, a rellenar la lista de deseos sexuales que teníamos guardada en nuestra cabeza desde adolescentes y a sentir el morbo de vivir lo descocido en el sexo. Por eso, hemos decidido hacer una pequeña recopilación de los sitios a los que podéis llevar a una escort o una puta este verano para sentiros verdaderamente de vacaciones. Estos son los lugares perfectos que aportaran variedad a tus anécdotas de bar:

  1. Sexo en el tejado bajo las estrellas. Parece ñoño, pero lo que más interesa de este lugar es que estamos en un ambiente idílico que resulta muy familiar. Los puntos fuertes de practicar sexo en un tejado de noche no solo son el aire fresco y las vistas, sino el morbo que da saber que estás en un lugar común y rutinario para mucha gente, haciendo lo que muchos de ellos piensan cuando suben al tejado a hacer esas cosas rutinarias.
  2. En un barco. El mar, la tranquilidad, el sonido de las olas, las gaviotas… y vosotros dos haciéndolo bajo protección del sol y las nubes. Simplemente es el escenario veraniego por antonomasia y uno de los más efectivos a la hora de reactivar el apetito sexual y las ganas de explorar terreno nuevo.
  3. En una tienda de campaña en un bosque. Si somos lo suficientemente habilidosos como para ahuyentar a los bichos y otros animales molestos, sentir la conexión natural con el cuerpo desnudo de una escort y la vegetación que os rodea es una de las mejores experiencias que podréis recordar.
  4. En una roca cerca del mar. No es lo más cómodo (por lo que más queráis evitad las rocas con picos puntiagudos), pero si no tenéis barco, os sorprenderá lo increíblemente tentador que es tener sexo en ese escenario. Si la puta de tu elección y tú encontráis una roca plana, el sonido del mar y la sensación de calor que normalmente nos llega en sitios como la playa se encargará de hacer el resto.
  5. En un callejón por ciudades turísticas europeas. Si planeas un viaje turístico y quieres llevarte una escort con la que pasar momentos de genuino éxtasis, este clásico nunca pasa de moda. Trasforma ese lugar anónimo y público en tu jardín del edén y tendrás recuerdos inolvidables del viaje.
  6. En la playa. No hace falta añadir mucho. Todos sabemos que en la playa podemos llegar a excitarnos sobremanera, por lo que llevarte a una prostituta de lujo con la que poder jugar con la arena siempre es una buena idea.
  7. En un columpio. Solo para los que ya hayan probado todo lo demás y quieran retos nuevos. Una pista: el balanceo ayuda.
  8. En una casa en un árbol. No hay nada que describa el verano mejor que volver a sentirte como un niño. Y para eso no hay nada mejor que arrebatarle la inocencia a un lugar hecho para uno. Sé un poco gamberro y cuélate en la casa del árbol de algún chaval… eso sí, procura dejarlo todo limpio cuando te marches y procura que sea de noche para asegurar que el lugar esté vacío. No queremos ser demasiado gamberros.
  9. En un coche. Las ventajas de poder hacerlo donde quieras, en el escenario que más te guste, y además estar a cubierto. Aprende algunas posturas e invita a una escort a un viaje de ensueño.
  10. Bajo una cascada en Hawái o cualquier destino tropical. La alternativa más barata: en la bañera de tu casa bajo la ducha… en ocasiones lo que más importa es la intención y la compañía.

Author
Categories Sexo

Posted
Comments None

Empoderamiento, revolución sexual femenina, convenciones sexuales poco ortodoxas: son apenas unos pocos aspectos de esta práctica que le dará un giro de 180° a tu vida sexual.

Pero, ¿qué es el pegging? En pocas palabras, es el acto en donde, mediante un strap- on (arnés para las caderas con un dildo en la parte frontal), la mujer penetra analmente al hombre.

La idea puede resultar chocante al principio, quizás por la completa ruptura de los roles de género a los que estamos acostumbrados. Sabemos que el hombre tiene el pene, y por lo tanto, es el que penetra. Con esta técnica, todo está en permitirse soltar ese control y dárselo a tu pareja, recordando que el sexo es sexo para todos los géneros, y que las posiciones o trucos sexuales no tienen uno definido.

¿Por cuánto tiempo vimos el acto de la penetración como algo inherentemente masculino? De hecho, aún en la sociedad actual en la que la diversidad crece día a día, este acto es un signo de poderío, de conquista. ¿Por qué debería estar restringido exclusivamente a los hombres? Durante mucho tiempo, existió una razón que pareció obvia, y que ahora se ve obsoleta: el factor anatomía.

Hoy en día, es absurda la cantidad de juguetes sexuales que existen, cada cual más estrafalario que el anterior, por lo que uno que le permita a la mujer experimentar el rol activo dentro de un encuentro sexual heterosexual no es solo una idea, es una realidad. *Esto sin dejar de lado que el llamado punto G del hombre se encuentra cerca de la próstata y puede ser estimulado vía anal. *

Para iniciarte en la práctica del peggin, habiendo establecido ya que ambos desean explorar este nuevo
territorio, el lubricante es indispensable para evitar dolor y desgarre, ya que el ano no produce lubricación natural como la vagina. Dedicarle un largo rato a estimular analmente a tu pareja con tus dedos es un paso indispensable para prepararle. Esto le relajará, y si le masturbas mientras lo haces, se derretirá en tus manos (¡recuerda lo del punto G de los hombres!)

Una duda válida es sin duda el placer de la mujer. ¿Podré llegar al orgasmo? ¿Obtendré placer durante esta práctica? Por supuesto que sí. *Hay strap-ons dobles en los que un extremo del dildo se inserta en la vagina. *

La porción que se inserta en la vagina viene con estimulador de clítoris o incluso con vibradores incorporados. Además, muchos testimonios afirman que incluso sin estos elementos extras, el solo verse en la posición dominante, con sus chicos sumisos, representaba un estímulo constante e intenso. Así que, si tú y tu chico son aventureros, esta opción les va a encantar.

Author

Posted
Comments None

Para algunos es una fantasía sin fundamentos. Muchos otros, sin embargo, afirman con toda seguridad que su existencia es verdadera. Seguramente, más de una vez lo habrás escuchado, hablando de tus preferencias con amigos. Sin embargo, ¿sabes en realidad qué es?

El punto G es, en realidad, una zona y no un punto como tal. Ubicado en la pared frontal de la vagina, con una profundidad aproximada de tres a cinco centímetros, y al ser estimulado, es el responsable de intensos y duraderos orgasmos, e incluso, de la ‘eyaculación’ femenina. Obtuvo su nombre gracias al ‘descubrimiento’ del Dr. Ernst Grafenberg, en la década de los 40’s. No obstante, se dice que antiguas culturas tántricas ya sabían de su existencia desde mucho antes.

Para encontrarlo, puedes hacerlo con juguetes, o con tus dedos. Teniendo en cuenta que la lubricación es un punto importantísimo en la mayoría de los actos sexuales, deberás haber estimulado la zona primero con juegos preliminares, además de tener a la mano el lubricante de tu preferencia. Deberás introducir uno o dos dedos como máximo, e ir tanteando poco a poco, monitoreando la respuesta a estas caricias. Procura que sean movimientos circulares, o como si estuvieses diciéndole a alguien ‘ven aquí’, y experimenta tanto como puedas.

Varía la presión de tus dedos, la velocidad, e incluso el ángulo; para esto último, puedes probar a colocar un cojín o almohada bajo tus caderas para alzarlas, y tratando de mantener las piernas separadas; la posición ginecológica es ideal para esto.

Y si a tu chica le pone el que le digan un par de guarradas al oído (y a la mayoría les gusta, en mi experiencia), es un excelente momento para recordarle que es tu putita preferida.

Si no logras conseguir con facilidad este punto, no debes frustrarte. Hay muchas otras maneras de llegar al orgasmo: estimulando el clítoris, pezones, entre otros.

Un aspecto importante al cual hacer referencia es que muchas personas utilizan el término de manera indebida, diciendo cosas como ‘Mi punto G está justo detrás de las orejas’, ‘Mis sensibles pezones son mi punto G’.

Frases de este tipo están totalmente erradas, ya que el Punto G, como anteriormente establecimos, solo puede ser encontrado dentro de la vagina. Estos pueden considerarse zonas altamente erógenas, pero no un ‘punto G’. Incluso, para muchas mujeres que han conseguido este punto, zonas como el clítoris, y hasta los labios externos de la vulva resultan mucho más sensibles a la hora de buscar placer.

Así que, el punto G: ¡Es realidad! Solo recuerda ser paciente, y no tomarlo como un elemento para la realización de tu vida sexual.

Author

← Older Newer →